miércoles, 13 de junio de 2012

Lapacho, salud en un amplio espectro


El lapacho (Tabebuia avellanedae, impetiginosa y otras variedades), también conocido como Pau d'arco, es un árbol originario de los climas tropicales y subtropicales de América del Sur que crece naturalmente en Argentina, Paraguay, Brasil, Bolivia y Perú; tiene una larga tradición de uso por las culturas originarias; la ciencia ha ido revalidando sus excelentes propiedades medicinales.

Se utiliza en infecciones fúnguicas, parasitarias, bacterianas y virales con muy buenos resultados; es eficaz contra la anemia, la leucemia, la enfermedad de Hodgkin, la cistitis, afecciones del aparato digestivo, reumatismo, arteriosclerosis, lupus, psoriasis y con una larga tradición de uso en todas las variedades de cáncer como coadyuvante terapéutico.

El lapacho califica como un adaptógeno y antioxidante con efectos benéficos generales sobre el organismo y en la actualidad los trabajos científicos en curso apuntan a las posibilidades de su uso en el cáncer y el SIDA, las cuales, por supuesto, son aprovechadas hace mucho tiempo por la medicina natural pero los obtusos mecanismos de la “ciencia” arrodillada a los intereses comerciales retrasan su amplia difusión y aprovechamiento por un mundo cada vez más enfermo.

En relación al cáncer y al SIDA, recomiendo ver el documental "Alcalinizar o Morir" y las exposiciones sobre las setas medicinales Reishi, Maitake y Shiitake. El libro "Estimula Tu Inmunidad Natural" (Obelisco), también es una excelente fuente de información sobre estrategias naturales para mejorar las defensas del organismo.

Se utiliza con fines medicinales la corteza del árbol y viene en diferentes presentaciones para decocción, tinturas, jarabes, elixires, comprimidos, etc.; un profesional de la salud o la indicación recomendada en el producto obrarán de guía para el consumidor.

¡Universos de Bendiciones para que la salud se manifieste plena en ti

Pablo de la Iglesia


Para suscribirte a nuestros e-boletines gratuitos: